MUJER1: Cuando yo era pequeña, me fastidiaba un montón eso de que existiera el Día del Padre y el Día de la Madre, y no existiera el día del hijo, así que yo me revolvía toda y le preguntaba a mi madre: ¿y para cuándo un día del hijo o de la hija? Un día mi madre se hartó y de un resoplido me saltó: “Pero, ¡leches¡ si el día del hijo es todos los días del año. Cada día trabajamos para daros todo lo que necesitáis, cada día estamos pendientes de vuestro bienestar, de vuestra educación, de vuestras necesidades, de daros todo lo que podemos y hasta más”.

Así que cada vez que oigo que alguien dice: “Mucho día de la mujer, mucho día de la mujer, ¿y para cuándo un día del hombre?” Pues que me entran unas ganas locas de mandarle a mi madre. Bueno, primero de mandarle a otro sitio, pero luego, a mi madre. Y que se lo explique a ver si le queda clarito. Que no digo yo que no pueda ser una persona inteligente, pero de inteligencia asintomática.

MUJER 2: Pues no te digo nada de los que dicen que el feminismo es el “machismo al revés”. Que seguro que también serán de los dicen “amoto” y “haiga”. Tiene toda la pinta de que nunca han abierto un diccionario. Porque bien clarito lo dice la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA: “machismo: la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”; feminismo: movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres”. Según la misma RAE.

Y digo yo que la REAL ACADEMIA no será sospechosa de insurrecta.

Para eso mi cuñao, que dice “ni machismo, ni feminismo, igualdad”. Como para abrir un diccionario… si no para de decir: “Ni me he leído un libro en mi puñetera vida, ni falta que me hace”. También es de los que pregonan que se han hecho a sí mismos; que ya digo yo, que más vale que hubiera mirado algún tutorial. Bueno, cuando mi sobrino le dijo que era gay, le soltó: ”¿Ves? Por andar descalzo”.

MUJER 3: Bueeeeno, seguro que te pone de feminazi arriba. Bonita palabra. Se la inventó un iluminado, al que le pareció la leche mezclar los conceptos “feminismo” y “nazismo”; para atacar a esas mujeres que él consideraba peligrosas, o sea, que defender que a las personas de tu género se les trate como seres humanos es lo mismo que invadir Polonia. Como la palabrita cayó en gracia, se usa como arma arrojadiza para desprestigiar a las mujeres que luchan por defender sus derechos más elementales. Yo me encuentro a este tío por la calle, y me pregunta: «¿cuántos años me echas?”. Bien clarito se lo digo: «cadena perpetua”. Pero con nazis de verdad.

MUJER 1: Y va y dice mi cuñao : «¿qué es eso de estar siempre a vueltas con lo del patriarcado?» Mira, antes de casarme, toda mi vida estaba gobernada por mi padre, que era el pater familias y, por lo tanto, dueño y señor de todo lo que había en casa, también de los hijos, y yo estaba harta y deseando escapar a esa dominación. Así que me casé, pero solo me sirvió para cambiar de dueño. Pues, en cuanto me casé, caí bajo la tutela de mi marido, que me tenía que autorizar para firmar letras, sacar mi dinero del banco, hacerme el pasaporte o las ingles brasileñas. Y eso en el primer mundo, no hablamos ya del burka, o de la ablación, o de la lapidación de mujeres por otros lares.

¿Pues sabes lo que te digo? Que yo estoy de acuerdo con la necesidad de empoderamiento de las mujeres. Empoderarse no significa “quítate tú, que me pongo yo”, significa tener las mismas oportunidades reales en la sociedad, y no conformarse con el papel que la tradición nos ha asignado y que muchos se empeñan en mantener; les va eso de “la mujer en casa y con la pata quebrada”.

Los hombres llevan muchos años dominando el cotarro, y ya va siendo hora de que el cotarro se reparta. Fregamos los cacharros, criamos los cachorros, cerramos el pitorro, curamos los catarros… pues estamos hasta el cimborrio.

MUJER 2: Pues sí, porque la historia ha silenciado el papel de muchas y grandes mujeres, y nuestra misión es sacarlas a la luz, para que las nuevas generaciones tengan ejemplos y sepan que pueden elegir lo que quiern ser. Ojo, si tu hija es de las que se olvida la mochila en el cole todos los días, mejor que no la animes a ser paracaidista. A tu hijo, tampoco. Y también le he dicho a la niña que se deje de buscar cuentos con final feliz, mejor que se busque ser feliz sin tanto cuento.

MUJER 3: Dice mi prima que ella no va a poder ser esto de feminista, porque ella en realidad no odia a los hombres. No sabía si contestarla o mandarla a un invernadero en pleno agosto a las 3 de la tarde a recoger pimientos, porque en un país donde nos tienen que explicar cómo comernos las uvas todas las nocheviejas, no sé yo cómo va a pintar lo de aclarar que las feministas no odian a los hombres.

Claro que también es de las que cree que las feministas son todas una feas amargadas que no se depilan, se cortan el flequillo a hachazos y queman los sujetadores los lunes por la mañana, y encima no se comen una rosca.

MUJER1: Uy, tú no sabes la cantidad de gente que dice eso, hombres y mujeres también. Miedo da lo que se está oyendo por ahí. Ahora que deberíamos estar luchando por avanzar en las conquistas por un mundo más igualitario, nos vemos obligadas a poner nuestras fuerzas en defender lo conseguido hasta ahora, y encima parece que tenemos que estar justificándonos continuamente. Pues yo estoy en una edad que no veré las letras de cerca pero veo a los imbéciles de lejos, y estoy viendo a ciertos partidos políticos que aprovechan la situación para malmeter. Son de esos que piensan: “si no tienes razón, por lo menos estorba”, o algo así.

Llegan a decir que no existe la violencia machista porque hay también denuncias falsas, pero no dicen que de más de un millón y medio de denuncias desde 2009, solo 121 han sido por denuncia falsa. Líbreme Dios de las denuncias falsas, que yo también tengo hijos, pero la posibilidad de que nos pase una cosa o la otra es de 1 a 13 000. ¿Quién necesita más una ley que le proteja? Les interesa difundir esa visión de las feministas como un grupo de locas enfrentadas a los hombres y a su propia naturaleza femenina, y lo peor, es que hay muchas mujeres que les están haciendo el juego, convenciditas de que la cosa va por ahí.

MUJER 3: Sí, sí. Mi prima dice que para qué vamos a tener novio si somos feministas, que se los dejemos a las demás, que los van a sacar más partido. Pues que sepan una cosa, que si no fuera por todas esas locas feministas que durante años han salido a la calle a defender lo que es de todas, ahora seguiríamos como hace un siglo, relegadas a la cocina, a parir, a criar, a no poder opinar, ni votar, ni decidir sobre nuestra propia vida.

Esos derechos no nos los regalaron, hubo que pelearlos, ganarlos en las calles, arrebatárselos a quienes nos los negaban. No sé cómo algunas mujeres que están disfrutando y aprovechando estas conquistas, siguen renegando de las personas que lo lucharon por ellas.

MUJER 2: Pues además hay algo muy claro, ninguna conquista es para siempre. Esto que ahora damos por sentado, esta situación en la que tenemos los mismos derechos, al menos sobre el papel, es más frágil que la cadera de mi abuela, basta que nos llegue algún iluminado con poder, algún partido de estos que se dicen “si no puedes convencerlos, confúndelos”, para que todo se dé la vuelta y volvamos para atrás. Ahí no podemos dejar que nos coman el terreno, no importa de qué partido seamos, no importa nuestra ideología, ni nuestra religión, ni siquiera importa que seamos mujeres, hombres, trans, bigénero o lo que sea, lo que importa es que sigamos juntos en esto, que sepamos lo que nos jugamos y que tenemos que seguir defendiendo una sociedad más igualitaria, más humanitaria, más justa. Por nosotras, por nuestras hijas, por las hijas de nuestras hijas, por cada mujer de cada país de cada parte del globo. Nos lo merecemos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.