Una cuarentena de “solitariedad” compartida;

enclaustramiento de visillos corridos

y murmullos de barrio entablando lazos

como vacuna a esta epidemia rencorosa.

Salir de dentro hacia fuera

sin movernos de casa

añorando el contacto a escasos metros

y, a la vez, saltando las distancias

a través de la esperanza

con su contagioso ingenio

vuelto ternura y sonrisa.

A un metro de distancia

el tacto aún se nota

y los abrazos se atesoran

acercándose con la brisa

de la solidaridad asomada

a los balcones

como si nada pasara

y todo ocurriera

en cada conversación

y mirada cuidadosa.

Quedamos entre las flores

de las balconadas

para seguir deletreando canciones.

(Toño Mtnez)

___

Día de la Poesía, cuarentena y Delicias.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.